Yakusoku no Neverland: Cuando el tablero se ajedrez se invierte

Nota: Aunque en ningún momento se menciona explícitamente un spoiler, me parece menester recomendar encarecidamente que, antes de leer este artículo, veas el anime, ya que se podría intuir de manera medianamente sencilla la trama principal.

Nacer, crecer, estudiar, conseguir un buen empleo, morir. Éste es, en resumidas cuentas, bupropion uk decrease el plan de vida asignado para cada persona; si no haces algo por la sociedad, la sociedad no te regresa nada a ti. Y, aunque cada uno vive la vida como mejor la parezca (o como puede), tenemos un denominador común: misoprostol cost nos encontramos encerrados en una burbuja, cuyo fino velo no nos permite ver más allá. Algo que, contrario a nosotros, logra Yakusoku no Neverland, es el poder de la empatía.

Yakusoku no Neverland es un anime que te pone a pensar acerca de lo mal que están algunas cosas que en el mundo actual se consideran normales

La historia, que ya de por si tiene una trama y un desarrollo que te impiden no parar de ver capítulo tras capítulo, logra, en cierta medida, http://templeofsumer.com/36793-azulfidine-cost.html еxamine que te pongas en los zapatos de otro. Con el paso del tiempo (y también influido por internet en cierta medida), las personas comenzaron a insensibilizarse en todos los sentidos: las matanzas, guerras y crímenes eran perpetrados por otros. En otro lugar, muy lejano a ti. solve clonidine cost No tenía sentido pensar en el otro. Pero con Yakusoku no Neverland, tú podías sentir que eras el otro. Eras quien no podía escapar de un futuro ya dictaminado por alguna fuerza superior: tenías un simple propósito; y nada de lo que dijeras o hicieras importaba, http://reignstoneco.com/20669-depakote-price.html no se puede detener el tiempo por más que apagues el reloj

Yakusoku no Neverland muestra el poder de la empatía

En el otro lado de la mesa, o mejor dicho, encima de ella, la serie lograba hacerte creer una cosa: todo estaba mal. Lo que sucedía dentro de aquel orfanato estaba mal. No se supone que la vida debería ser así. Y eso es porque, sin duda, es más fácil ponerse en los zapatos de un ser humano (o alguien que se parece más a tu especie), que con las demás especies. Quizá porque las vacas, los cerdos y los borregos siguen siendo los otros. Pero cuando dejas se ser tú para convertirte en el otro, el terror, la desesperación y el desasosiego comienzan a invadirte como la oscuridad de una noche sin luna ni estrellas.

Yakusoku no Neverland no duda ni un instante en hacerte viajar por una montaña rusa de emociones

Y lo que logra Yakusoku no Neverland es jugar contigo, como si de un peluche de felpa se tratara. Cada capítulo te da una bofetada a tu existencia misma: buy provigil in uk ¿hasta qué punto lo que creías que era normal, está bien? Sientes, con temor, la impotencia de ser tú quien está dentro de aquella mansión que parece perfecta: es el país de las maravillas, pero también el fin del mundo. Sin embargo, la serie también consigue que veas esa pequeña luz llamada esperanza, junto con la amistad (que tampoco duda ni un segundo en jugar con estos conceptos, buscando una montaña rusa de emociones dentro de ti). Porque nos recuerda que, en algunos casos, tu familia no son más que personas desconocidas con las que tienes que vivir; en otros, que tus amigos son a quienes puedes escoger y confiar plenamente. Aún más raro, coincide que tus amigos y tu familia son un solo ente…

Yakusoku no Neverland te pone en la piel de los animales de granja

La verdadera cuestión que te dejará Yakusoku no Neverland una vez termines la primera temporada es: Continue ¿En quién puedo confiar si el enemigo parece ser el mismo destino?

Dann Axkaná

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *